17 de noviembre de 2011

Historia Brouwerij Van Eecke

El pueblo flamenco de Watou, sede de la cervecería Van Eecke, forma parte actualmente del
municipio de Poperinge, la ciudad belga mundialmente conocida por su producción de lúpulo.

En el año 1629 Watou era un ducado y la familia del Duque de Ydegem tenía allí un castillo y una cervecería. Ambos fueron destruidos durante la Revolucion Francesa y después se reconstruyó únicamente la cervecería con el nombre de Brouwerij De Gouden Leew (”Cervecería El León Dorado”), dedicándose exclusivamente a las cervezas de alta fermentación. Cuando la familia Van Eecke compró esta cervecería en 1862 la llamó “Brouwerij Van Eecke”.

Con la llegada de los nuevos sistemas de producción - la cerveza de baja fermentación - se instaló una nueva sala de elaboración y se fabricó cerveza de baja fermentación ("West pils") ademas de cerveza ale (estilo cerveza inglesa, "West Ale"). Hasta la segunda guerra mundial la cervecería tenía un significado más local.

Después de la Segunda Guerra Mundial empezaron la elaboración de su cerveza de abadía bajo el
nombre de “Het Kapittel”. Het Kapittel (”El Capítulo”) es el término que define el conjunto de los monjes y superiores de un monasterio reunidos para decidir cosas de gran relevancia para la comunidad.

Con el tiempo se han desarrollado diferentes variedades: Kapittel Pater, Prior, Abt, y Dubbel.

En 1965, Karel Leroy propietario de la cervecería Leroy en Boezinge y marido de la sobrina de Albert Van Eecke (que murió sin descendiencia), compra la cervecería Van Eecke y poco a poco se ha especializado en las cervezas de alta fermentación, abandonando la producción de la pils en el año 1968.

Con la llegada del éxito de las cervezas de alta fermentación, nuevas creaciones han visto la luz, entre otras la Poperings Hommelbier y la Watou's Wit (cerveza de trigo).

En 1988 fallece Karel Leroy y dos de sus hijos Philip y Hendrik Leroy asumen la dirección de la cervecería.

La producción de la cervecería Van Eecke en el año 2008 era de 10.000 Hl, repartida en un 39% de Kapittel, un 46% de Hommelbier y un 15% de Watou's Wit.

El éxito de las cervezas Kapittel en España se debe en gran parte a los continuos esfuerzos de su director de exportación Paul Priem, que ha recorrido la península de arriba a abajo para convencer los distribuidores y hosteleros con su amabilidad y gran personalidad de la calidad de sus cervezas !!!

El hecho de definir su cerveza como “de abadía” muestra su empeño en elaborar una cerveza de forma artesanal y siguiendo fielmente las directrices monacales, manteniendo así su alta calidad.

Una de las diferencias más importantes con otras cervezas de abadía elaboradas de forma industrial es precisamente su segunda fermentación en botella, garantía de una altísima calidad.