1 de febrero de 2012

Historia Kwak

Situémonos en Flandes en 1800, época en la que se viajaba en carrozas por caminos llenos de polvo. Pauwel Kwak tenía una caballeriza, llamada “De Hoorn”, en una carretera muy transitada que unía Gent con Mechelen (respectivamente Gante y Malinas). En su caballeriza paraban casi todas las carrozas para dar de comer y beber a sus caballos o, simplemente, para cambiarlos. Mientras tanto, los pasajeros tenían tiempo de refrescarse y beber o comer algo.

Así, la caballeriza “De Hoorn” se hizo muy famosa porque se servía la cerveza Pauwel Kwak, oscura y fuerte. Una Ley de Napoleón prohibía a los conductores beber junto a sus pasajeros y les obligaba a quedarse encima de su carroza durante el tiempo de espera. Para poder dejar disfrutar a los conductores de su famoso néctar, Pauwel Kwak diseño una copa sin pie que se colgaba de un soporte de madera fijado a la carroza. De este modo podían beber mientras esperaban y podían llevarse la copa para beber durante el viaje.

Los conductores se encargaron de llevar la fama de esta cerveza por todo el país, y llegó a ser tan
grande, que su cerveza, la llamada “Pauwel Kwak”, fue considerada como un tipo de cerveza típica de la zona de Dendermonde.

La cervecería Bosteels fue construida en 1791 en Buggenhout, cerca del local de Pauwel Kwak.
Hace muchos años conocieron la historia de Pauwel Kwak y decidieron conservar su tradición, añadiendo a la copa tan típica el soporte de madera necesario para poder comercializar su cerveza en locales que no disponen de carrozas (de éstos actualmente hay muy pocos).

Cervebel trajo la Kwak a España hace 20 años, y en estos años se han montado varios grifos de Kwak en las mejores cervecerías españolas, y aún esperan el día en que lleguen las primeras carrozas...