18 de mayo de 2012

Historia Infinium

En 1984, Jim Koch, el hoy particular dueño de la cervecería Boston Brewery (fabricante de la cerveza americana Samuel Adams), empezó elaborando cerveza en su cocina. Actualmente es el mayor cervecero independiente y famoso de Estados Unidos con más de un millón de hectolitros de ventas, elaborando 18 diferentes tipos de cerveza, siempre con afán creador y el corazón de un maestro cervecero artista.

En su deseo de crear algo nuevo, Jim Koch, se encontró con Dr. Schrädler, Director de Weihenstephan, y el maestro cervecero Frank Peifer. Weihenstephan, es la cervecería más antigua del mundo y su Universidad Cervecera, como facultad de la universidad de Munich situada en Freising, es donde investigan todo lo relacionado con la alimentación, y en el caso de la cerveza, los sistemas de fermentación, procesos de malteado, levaduras etc. Eso era lo que anhelaba conseguir Jim Koch: juntar el alma de un verdadero cervecero con la técnica más avanzada y afinada. Si había un lugar donde podían ayudarle en su creatividad este era Freising...

Durante años han estado investigando juntos, buscando cómo obtener un tipo de cerveza nueva, de alta graduación, pero ligera a su vez (baja en calorías) y elaborada según la Ley de la Pureza Bávara. Para llegar a ello han tenido que adaptar hasta los procesos de malteado, intocables desde hace siglos, y convencer a una maltería para que elaborase una malta especialmente para este menester.

Todas estas vicisitudes han llevado a la consecución de una nueva cerveza. Presentada oficialmente el 8 de octubre del 2010, durante la Convención de Importadores de Weihenstephan, por el mismísimo Jim Koch, el cual explicó a todos los asistentes, durante una hora y media, todos los detalles de esta nueva joya. Declaró, que hace siglos que no se había inventado ningún tipo nuevo de cerveza, que todas las cervecerías estaban recreando tipos del pasado y que él había querido dar un paso adelante con la creación de un producto diferente al que han llamado INFINIUM.

Como se pudo comprobar durante la cata, se trata de una cerveza de celebración para compartir con la familia, los amigos y degustarlo al estilo de un champán o un cava. Hay que puntualizar que su elaboración no tiene nada que ver con el sistema de cava o del champán. Se trata de una verdadera cerveza, adaptando y renovando los procedimientos, las técnicas de malteado e incluso la fermentación, iniciándose así una nueva era en la fabricación de cerveza.

0 comentarios:

Publicar un comentario