8 de octubre de 2012

Historia Engelszell

En el norte de la Alta Austria, confinado en un valle se encuentra el único monasterio trapense de Austria, Engelszell, cuyo origen se remonta a 1293. Ese año varios monjes cistercienses salieron del monasterio de Wilhering, también en Austria, y llegaron hasta Engelhartszell para fundar un nuevo monasterio.

Alrededor del año 1590 empezaron a elaborar cerveza.

En 1699 sufrió un incendio que destruyó gran parte de los edificios, incluida la iglesia. En los años siguientes se procedió a su restauración y, finalmente en 1763 se consagró la nueva iglesia. De poco les sirvió este esfuerzo, ya que en 1786 el emperador José II obligó a los monjes al abandono y disolución del monasterio que cayó en manos privadas.

Esta situación duró hasta el 15 de agosto de 1925 cuando, el propietario vendió el monasterio a un grupo de trapenses desplazados de la abadía de Oelenberg en Alsacia  y la abadía de Banz en Alemania que andaban buscando nuevo domicilio, renovando la elaboración de cerveza casi inmediatamente. En 1931, una vez establecidos, se elevó a la categoría de abadía. Fue elegido Gregorius Eisgovel como nuevo abad, ya que había sido desde su recuperación el superior y posterior prior del monasterio y el que guió a los monjes hasta Stift Engelszell. La cerveza Gregorius de 9,7% de alcohol lleva este nombre en su honor.

Al año siguiente, el 1932, se puso fin nuevamente a la elaboración de cerveza, el equipo de elaboración fue trasladado a la fábrica de cerveza de Niklas Wesenufer (Niklas Bier de Austria).

En esta segunda era, poco duró la paz. En 1939, la Gestapo irrumpió en el monasterio expulsando a los 73 monjes y deteniendo a varios de ellos. De los 5 que encarcelaron en el campo de concentración de Dachau, 4 murieron allí.

Tras el final de la II Segunda Guerra Mundial, 23 monjes volvieron a Engelszell, reforzados por 15 monjes trapenses alemanes expulsados del monasterio de Mariastern en Bosnia, que llegaron hasta allí de la mano de su Abad Benno Stumpf, el cual, en 1951, fue nombrado Abad del propio Engelszell. La cerveza Benno de 7,2% de alcohol lleva este nombre en su honor.

Después de tocar varios sectores económicos, con sus altibajos, en 2011 se decide probar con la elaboración de cerveza. La producción a gran escala, se inició en febrero del 2012. Los monjes elaboran cerveza una vez por semana.

En el 2014 se celebró el 250 aniversario de la fundación del monasterio, donde la comunidad consta de nueve miembros de los cuales cuatro son bastante mayores, cinco están implicados directamente en la producción, ayudados por cinco empleados laicos fijos.

0 comentarios:

Publicar un comentario